El Tranvía Verde

El humor baturro de principios del siglo XX, en el Tranvía Verde de Aragón Radio

18/03/2017

 

Además de conocer el origen de este desconocido género literario que ha dejado huella en la cultura popular, el programa se aproxima a los inicios de la vida en el planeta visitando las Saladas de Chiprana en la Comarca del Bajo Aragón-Caspe.

 

La RAE lo define como "rústico aragonés", pero lo cierto es que los expertos consideran que un baturro es "aquél que mantiene toda la sabiduría que la vida le ha enseñado para evitar ser engañado por cualquier señorito de ciudad". De este y otros tópicos aragoneses se sirve el humor gráfico aragonés, uno de los protagonistas de la nueva edición de El Tranvía Verde, el programa de Aragón Radio dedicado a la actualidad sobre nuestro patrimonio cultural, que se emite el domingo 19 de marzo a las 7,00 y a las 16,00 horas.

 

El humor baturro nace a mediados del siglo XIX y recoge escritores que reflejan en sus obras el día a día de las gentes de su tierra en el ámbito rural, una forma de vida que desaparece con la industrialización y que les sirve de añoranza de unos tiempos cercanos. Teodoro Gascón, Agustín Peiró, Cosme Blasco, Romualdo Nogués, o Eusebio Blasco iniciaron una extensa lista de autores que contaron sus romances y novelas costumbristas protagonizadas por las gentes humildes de su tierra.

 

Taula Ediciones es un sello aragonés que se ha propuesto recuperar antiguos cuentos populares de ambientación baturra. Relatos que tuvieron una gran aceptación en los primeros años del siglo XX y que vuelven a la actualidad de la mano de algunos de los más destacados dibujantes aragoneses. Joaquín Campos y Dionisio Platel, al frente de este proyecto, conversan en el programa  del origen de este desconocido género literario y de la importante labor de recuperación del patrimonio del humor gráfico aragonés que llevan a cabo. Gracias a su labor han vuelto a los quioscos y librerías títulos como los "Cuentos baturros" de Eusebio Blasco o "Paella aragonesa" de Sixto Celorrio.

 

En la edición de esta semana El Tranvía Verde también se acerca hasta el singular paisaje de las Saladas de Chiprana, en la Comarca del Bajo Aragón-Caspe. Más de 150 hectáreas que conforman uno de los entornos más peculiares y de mayor valor ecológico en nuestro territorio, protegido a nivel internacional como sitio RAMSARD. A diferencia de otros humedales en Aragón, el complejo lagunar tiene la peculiaridad de que posee agua durante todo el año, ya que se alimenta de flujos de agua subterráneos debido a la proximidad del río Ebro, por lo que prospera un ecosistema adaptado a la salinidad, que llega a ser hasta dos veces la del agua del mar.

 

Así, la laguna alcanza la profundidad de 5,7 metros, en cuyas aguas solo son capaces de sobrevivir unas algas rojas y verdes  que reproducen la vida que hubo en la tierra hace más de 3.500 millones de años. Hecho que no ha pasado desapercibido a nivel científico, ya que durante una década la Universidad de Madrid ha realizado estudios sobre los denominados "tapetes microbianos". Otra especie peculiar es el denominado "tarro blanco", un ave propia de salinas litorales que, sin embargo, cría en Chiprana. Jorge Net, geólogo y técnico de Desarrollo Rural de la Comarca del Bajo Aragón-Caspe descubre en el programa el origen y las características principales que hacen de este espacio un lugar único en Europa Occidental.

 

 

 

11849963